a Iván Barlaham Montoya. Maestro y Amigo.

Por: Paola Caro.

Iván Barlaham Montoya partió el jueves 24 de agosto, 3 días después del eclipse solar.

Este será el primer 28 de diciembre sin Iván Montoya, el maestro de maestros que por más de una década cada año más difícil que el anterior, ya en este 2017, Iván voló. Ahora estará desde los cielos de Cali acompañándonos desde el otro lado, siempre cada vez que lo pensemos, quien sabe.

Hace un año estábamos en apuros durante los preparativos para la carroza encabezada por Iván “Los vuelos de Jovita” para el 28 de diciembre, día del desfile de Cali Viejo durante el marco de la feria. Fue un día muy agotador, en especial para Iván, siempre dando el ejemplo del guerrero, quien a pesar del calor, del hambre, de la presión psicológica y social para que todo salga de la mejor manera, siempre continuaba hasta el final, adolorido, extenuado, magullado, moribundo…

Iván Barlahm Montoya. Desfile Cali-Viejo 2016. Caravana Jovita Feijóo.
Iván Barlahm Montoya. Desfile Cali-Viejo 2016. Caravana Jovita Feijóo.

A pesar de su característica fuerza vital, era evidente que su cuerpo ya no aguantaba semejantes trotes, y ese último desfile dejó su cuerpo mucho más quebrantado que antes, como si el cansancio, los moretones, las ampollas de los años anteriores se hubieran acumulado, y ahora le estaban cobrando factura, aunque su fuerza vital se mantenía, su cuerpo ya no resistiría mucho más.

Como un guerrero, Iván conservó su energía hasta el último instante, sus ganas de vivir, su vocación y sensibilidad hacia el arte, el teatro, la historia, la memoria, la musa: Jovita Feijoó. Proyectos a los que dedicó su vida, su obra hasta el final, siempre atento, dispuesto, siempre vivo ya sea sobre alguna tarima, o para salir vestido como un bebe al supermercado para que al ridiculizarse como infante lo trataran como mayor. Se apagó la voz del contador de historias, del sátiro, el niño juguetón y tierno, a la vez del crítico más mordaz, capaz de ver en el núcleo, en la raíz, siempre en contra de la mediocridad y el vicio.

Iván Barlahm Montoya. Desfile Cali-Viejo 2016. Caravana Jovita Feijóo.
Iván Barlahm Montoya. Desfile Cali-Viejo 2016. Caravana Jovita Feijóo.

“Que tu vicio sea el arte, el pintar, el leer, el escribir, el contar historias, por la marihuana es que en esta ciudad no piensan, la droga, las fiestas, la prostitución, el futbol es lo que hace que esta ciudad no prospere, el futbol es lo que tiene a este país en la pobreza, en la ruina, ya nadie quiere pensar mientras los adultos se drogan y ven la tv, los niños juegan, siguen el ejemplo de sus padres, por eso todos estamos jodidos, menos mal yo ya casi me voy”…

Eran algunas de sus palabras, decía que ya no le gustaba ni salir al balcón, porque siempre veía el mismo cuadro de jóvenes en el parque en marihuanados, y a las mujeres que preferían ofrecerse como servicio, vivía en un lugar muy agradable, bohemio, una terraza al frente del parque alameda, en donde se veía un afiche grande de Jovita, era una alegría porque al pasar y verlo se sabía que Iván estaba bien en casa, pero ya no se ve.

Iván Barlahm Montoya. Desfile Cali-Viejo 2016. Caravana Jovita Feijóo.
Iván Barlahm Montoya. Desfile Cali-Viejo 2016. Caravana Jovita Feijóo.

Es muy triste la realidad de este país, que olvida y condena a sus artistas, Iván Montoya dedicó toda su vida al teatro, a la escritura, al arte, sin embargo ese trabajo apenas le daba para sobrevivir, murió esperando las promesas de pensión, de reconocimiento público y económico hechas por su amiga política, pero como toda promesa de político, el maestro murió a los 88 años esperando, pero no te preocupes Iván que nunca serás olvidado, aunque tu carroza ya no se levante más querido Jovito, por acá siempre se te recordará como uno de los grandes, vuela querido amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *