POR AHÍ VA LA REINA

Por ahí va la Reina - artículo

POR AHÍ VA LA REINA

Por: Paola Caro. – Ilustraciones: Fabio A. Lopera.

Por ahí va la Reina
Por ahí va la Reina

Rímel para sus pestañas, sombras del color del vestido para sus verdes ojos, labial rojo en las mejillas, los labios. Perfume, mucho. Balaca o sombrero, que combinan siempre con el vestido, un par de zapatos bonitos, rotos.

El 15 de Julio se conmemora 46 años del fallecimiento de Jovita Feijóo, la reina eterna, la reina infinita que ha moldeado Diego Pombo para la memoria de Cali. Se recuerda como una loca, feliz, amable, una defensora de los pobres, que se creía una reina. Lo curioso es que la misma gente le siguió el cuento, quizá porque Jovita es en esencia Cali, un espíritu soñador de libertad, de delirio, de locura, de utopía, de pavoneo y también de destrucción.

Lo cierto es que Jovita no estaba loca, al contrario tuvo la suficiente cordura y fuerza para sobrevivir abandonada en la ciudad hasta los 60 años, sin plata, pobre. Se dice que trabajaba en las casas de familia de los ricos, cuando Cali era una ciudad pequeña y todos se conocían. Con su amabilidad se ganaba la confianza de las mujeres ricachonas, que le dejaban a Jovita los vestidos, joyas y zapatos que ya no usaban,  también se sabe que le gustaba mucho visitar los almacenes Sí y Jorge Arabia, en donde le daban recortes de telas para la confección de sus vestidos además de aprovechar para vender sus conocidos poster de $20, realizados por su fotógrafo y amigo Fernell Franco.

Su sepelio ha sido el más recordado, el más asistido, se dice que asistió todo Cali, pues toda la ciudad la conocía, en multitud hasta ahora solo se compara con el del “Grillo” el mafioso de la película de Antonio Dorado “El Rey”

Por ahí va la Reina - vuela

Por ahí va la Reina – vuela

Sin nada entre sus manos salvo la extravagancia de su gracia y elegancia, la Reina entre las Reinas de Cali, se gano el título por derecho propio siendo siempre ella misma, fiel a su instinto.

Jovita está viva, no se ha ido, anda por ahí, dicen que la han visto bajar del parque de los estudiantes y salir caminando por la calle quinta, por el CAM, tirando besos con sus labios rojos a diestra y siniestra, con el viento alzándole la falda, despeinándole los crespos.

COMPARTEShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *